PUNCHI´S CORNER


Hablo desde el corazón y por la necesidad, como plumilla, de hacerlo. Para compartir una nota, una ilusión, un comentario. Periodista de título, con la lucha por la igualdad como profesión, pretendo compartir reflexiones y análisis de lo divino y lo humano desde la humildad de ser una persona anónima y la consciencia de que hay blogs mucho más profesionales y trabajados, aunque todos tenemos derecho a ejercer la libertad de expresión y las nuevas tecnologías lo facilitan.
Maternidad, alimentación, vida sana, moda, estilo de vida, política, cosas bonitas... Un poco de todo con afán de compartir.

lunes, 1 de febrero de 2016

MIS DESCUBRIMIENTOS SOBRE EDUCACIÓN CON MÉTODOS ALTERNATIVOS

No quería dejar pasar una semana sin subir un nuevo post ya que me he propuesto este 2016 hacerme realmente bloggera y crear una comunidad. Aunque ya vaya tarde, bien temprano lo subo el lunes.
Hoy quería compartiros algo que para muchos/as seguramente será una evidencia y algo más que superado, pero para mí ha sido todo un descubrimiento: LA METODOLOGÍA MONTESSORI.
Con mi preocupación y ocupación por la educación y  valores que dar a mi hijita y buscando la manera de ayudarla a descubrir el mundo y a ser feliz, me encontré con este "mundillo" de manera casual gracias a mis amigas maestras. Así, un día pinché en un enlace de FACEBOOK, que daba entrada al grupo "Montessori y pedagogías respetuosas". Os lo recomiendo.
A raíz de ahí, me he sumergido en un mundo que no me puede fascinar más.
En general se trata de dar herramientas sobre todo sensoriales, para que la niña vaya creciendo y descubriendo todo lo que le rodea potenciando que lo saboree siempre a su ritmo.
La verdad es que no puedo encontrarme más identificada. Esa inseguridad que tenemos las primerizas de "Cómo hacer algo o cuándo hacer algo" se te va en el momento en que entiendes que lo mejor es observar y dejar que ella vaya haciendo.
De esta metodología me gusta mucho también que se respeta  al niño/a y se confía en él/ella. Nada de crear una cárcel de oro para la criatura, sino adaptar el mundo adulto a un mundo seguro para el/la pequeño/a donde no hay que estar todo el día encima ni regañando "eso no se hace", "eso no se toca".

Para compartir mis experimentaciones montessori con esta comunidad que leéis mi bitácora os diré, siempre desde la humildad, trucos exitosos y comportamientos que hemos incorporado a nuestra familia gracias a las ideas que expone mi blog de cabecera www.pequefelicidad.com:

1. poner a la altura de la niña sus juguetes y sobre todo, los cuentos. Hacer un rincón de lectura al que ella pueda acceder cuando le apetezca en su tiempo libre. Me encanta cuando callada, voy a observar qué hace y la encuentro ojeando un libro. Para ello viene muy bien una alfombra, un cojincito y si cabe, crearle una cabaña o algo para que relacione un espacio especial con el "mundo lectura".
2. Igual de cerca y de accesibles los juguetes y todos sus instrumentos. Como casi nadie vive a día de hoy en una mansión, lo que hacemos es ir sacando por días y temporadas. Se los pongo por allí sugiriendo y ella lo toma como una novedad cuando le saco algo que hacía tiempo no disfrutaba.
3. Dejarle el vaso de agua en la cocina a su alcance. Para que coja cuando plazca. Entra dentro de la idea de hacerles cuanto más independientes mejor. Y ese detalle de no tener que andar tras de tí: "mamá, quiero agua". En este punto añadir que hay incluso familias que dejan snacks saludables a su alcance. Yo soy más obsesa del control alimentario y prefiero establecer horarios para comer. Es mi idea, vaya.
4. Ponerle una camita adaptada para que suba y baje solita cuando quiera. Nosotros tenemos unas nido gigantes, pero la hemos enseñado a subir y bajar con banqueta.
5. Banqueta para todo. Para ver la vida asomándose por la ventana, para lavarse las manos y los dientes, para cocinar contigo, para la cama... En IKEA hay un montón.
6. Los/las niños/as tienen que ensuciarse, tienen que tocar, sentir, experimentar, probar.
7. La naturaleza es la mejor maestra y "despiertasentidos" que existe. Afortunadamente para los/las que somos "de provincias" o de pueblo eso ya lo sabíamos y lo hemos vivido.




8. Hay que hacerles partícipes del ritmo de la casa. Con ello quiero decir que no puedes pretender que se vaya a su habitación y se entretenga para que a tí te deje ordenar, cocinar, etc. Al contrario, aunque sea mucho más entretenido, hay que integrarle. Yo ya había comenzado a tender y colocar ropa doblada con Ana en los cajones. Ahora he empezado a cocinar con ella y está encantada! Son ratos que compartimos juntas y que nos regalamos mutuamente. Seguro que eso queda ahí de por vida.

9. Procurar no gritar ni regañar. Ante esto último he de decir que es la intención, pero que hasta ahora, los padres castigaban, regañaban, señalaban con el dedo de punta y prohibían mucho. Nosotros eso lo tenemos inculcado, pero hemos leído y entendemos que no es lo más sano. El método montessori entiende que es mejor que los chicos/as aprendan viendo las consecuencias de sus actos, más que por imposición. Es difícil, pero estamos en el camino. En este punto voy a enlazar una de mis post de PEQUEFELICIDAD preferidos. http://www.pequefelicidad.com/2016/01/12-claves-para-evitar-castigos-gritos-y.html.
Lo que sí procuro es no gritarle, no imponer "porque sí" e intentar conciliar así como dialogar con ella haciéndole que exprese sus sentimientos. Si le castigo sin ver dibujos nunca digo que es castigo, sino que advierto que será una cosa que puede pasar y cuando pasa, no monto el pollo, tranquilamente apago la televisión y aunque ella llore, le hago ver que ya se lo había advertido y que no pasa nada, que otro día ya los verá. A ver, todo esto es como el 99% de los padres y madres del mundo "lo que Dios te da a entender", pero lo comparto porque a mí las experiencias de los demás me ayudan mucho y por eso creo que igualmente yo puedo alumbrar a alguien ya que a mí me está funcionando.

En todo este tiempo, gracias al seguimiento de estas técnicas, hemos disfrutado también con Ana Belén de:
- Calendario de adviento con valores y actividades en lugar de chocolatinas. Esto nos ha permitido tener un momento juntas todos los días de hacer ese ritual y luego la actividad en sí, relacionada con la navidad. A parte de que el calendario lo hemos construido manualmente entre las dos.
- Centro de otoño. Esta es de las cosas que ya venían heredadas de "mamá Mati" pero que gustan perpetuar por las generaciones.

Seguiré compartiendo mis experiencias bonitas que vaya descubriendo de gente que también comparte.
No sé por qué, no me deja subir foto de Ana cocinando ni viendo patos en un río.
Feliz semana!

1 comentario:

fina ramiro castro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.