PUNCHI´S CORNER


Hablo desde el corazón y por la necesidad, como plumilla, de hacerlo. Para compartir una nota, una ilusión, un comentario. Periodista de título, con la lucha por la igualdad como profesión, pretendo compartir reflexiones y análisis de lo divino y lo humano desde la humildad de ser una persona anónima y la consciencia de que hay blogs mucho más profesionales y trabajados, aunque todos tenemos derecho a ejercer la libertad de expresión y las nuevas tecnologías lo facilitan.
Maternidad, alimentación, vida sana, moda, estilo de vida, política, cosas bonitas... Un poco de todo con afán de compartir.

lunes, 21 de marzo de 2011

YO, AYUDANDO A CAMBIAR EL MUNDO SIN SER HIPPIE.22032011
Parece que nadie se atreve pero para mí, es una realidad. El fin del mundo comenzó hace tiempo y ya está manifestando de una manera mucho más evidente.
Empezó con la crisis económica mundial. No han sido pocas las voces que han llamado a la reflexión para que las naciones, los gobernantes (con o porque la mayoría son hombres) y todas las fuerzas humanas se centrasen en el diálogo para una conversión hacia nuevos modelos económicos, de producción y de gobernanza pero... no. Ahora parece que la tierra se está cruzando de brazos y nos está zarandeando a todos/as: cambia tu mente, cambia tu actitud, busca otro camino. El camino no es el que tradicionalmente conocemos.
Incluso yo creo que no es el camino espiritual que tradicionalmente nos han presentado. Es la nueva presentación del espíritu libre donde ya no se habla de cruces, ni tampoco de pecados. Donde el perdón, ya no existe porque el rencor de los demás y las heridas también se han perdido.
Es la hora de desidentificarnos. No somos Belén, no somos morenos, ni altos ni rubias ni guapas ni feas ni miopes. Somos una energía muy grande capaz de producir amor. Pero hay taaaaaaaaaaaaaanto miedo... Sin embargo, me niego a caer en la desidia y la desesperanza. Tengo fe en que todas y cada una de las personas poco a poco nos vayamos sumando a la elección de emitir radiaciones y vibraciones positivas. Y lo demás, es estar perdiendo el tiempo.
Me lo digo a mí misma, que dedico al día un gran tiempo y esfuerzo en pensar la forma de no sufrir por las amenazas externas. Esas amenazas no existen, aluden a una persona que no existe, la verdadera persona de energía de amor que vive en mí es inquebrantable. Eso no lo saben pero lo deberían saber. Y el día que todos y todas vivamos admitiendo que somos iguales, un mismo sarmiento que arranca de una única vid, entonces ya no nos sentiremos agredidos.
Hasta entonces... quizás haya que seguir sufriendo en este terrenal mundo que nos da constantes avisos.
Y otra reflexión: a parte de necesitar el dinero para vivir, ¿nos hemos planteado lo sumamente libres que nos sentimos cuando no lo necesitamos para nada más? Me gustaría algún día poder sentir esa libertad. A día de hoy estoy muy materializada. Y a pesar de encontrarme inmersa en esa corriente noto que mi esencia no es esa y que finalmente llegará el día en que torne mis tendencias a liberarme de muchos materiales pesados, muy pesados.
Feliz primavera. Que la vida entre en nosotr@s.

2 comentarios:

Fina Ramiro Castro dijo...

Pues nada, bonita reflexión. Todo irá llegando y a ver qué pasa. Es difícil no necesitar tanto, por poco que quieras, los gastos te bombardean aunque no quieras. Y el miedo al despido ... nos paraliza, somos currantes por instinto (al menos nosotras). Besitos.

shoptimista dijo...

Hola! Puedes encontrar las sandalias en la web de Polyvore, un saludo